Blogia
Conquenses por el Cambio

2007 el año que marcaba el PDI -Plan Director de Infraestructuras del 93- como fecha tope para la puesta en funcionamiento del AVE Madrid-Valencia, y la Autovía Cuenca-Tarancón.

Cuando en marzo de 1994, el Consejo de Ministros, presidido por Felipe González, aprobaba el Plan Director de Infraestructuras iniciado en el 93 y con el horizonte puesto en el año 2007, les puedo asegurar que me eché las manos a la cabeza y pensé: “bien podrán, con catorce o quince años por delante promete cualquiera cualquier cosa”; pero a la vez también sentí el convencimiento de que seguro que lo poquísimo que le beneficiaba a Cuenca, que era la Autovía Cuenca-Tarancón, que se empezó a pergiñar por el 89 dentro del II Plan de carreteras del Estado, sería de las últimas cosas por hacer.

Por aquél entonces tres miembros de la Plataforma acudimos a la cita de Encarna Sánchez, para intervenir en su afamado “Encarna de Tarde” en la cadena Cope. Allí explicamos uno por uno todos los motivos por los que considerábamos que Cuenca continuaba marginada, a pesar de que otras provincias cercanas; como Albacete, Toledo o Ciudad Real, ya estaban empezando a experimentar un importante avance en su desarrollo. Aunque unos pocos años atrás, antes de lo de la cuestión autonómica y la entrada de la democracia, partieran de la misma situación de pobreza y discriminación que Cuenca.

En aquella entrevista, a la que ya no acudió Encarna Sánchez porque el cáncer se lo impidió, y que nos hizo la joven periodista, ahora con cierta fama por su participación en el concurso “La Isla de los Famosos”, pero entonces desconocida en los medios televisivos y plenamente dedicada a la prensa seria -formaba parte del círculo de periodistas de la corte de Encarna, a pesar de su juventud-, surgió la pregunta: “y ahora que Cuenca se ha quedado sin la Autovía que pedían, ¿para cuándo piensan ustedes que estará la Tarancón-Cuenca?.

Les aseguro que en mi mente existía la certeza de que sería la última de las que contemplaba el PDI; osea, para el 2007, dije en directo ante los oídos de los varios centenares de miles de oyentes que escuchaban el exitoso programa. “La forma en que se están llevando a cabo los trámites para empezar el proceso así nos lo hacen pensar”.

Entonces la entrevistadora dijo que si nuestro pesimismo era debido a la experiencia con que se hacían las cosas en Cuenca o, por el contrario, una manera de hacer política de oposición. “No, la Plataforma no es un movimiento político, sino meramente reivindicativo; pero en Cuenca las cosas funcionan así de mal. La pérdida de la Autovía Madrid-Cuenca-Valencia es el paradigma de la marginación, y lo que ha unido a más de ventisiete mil conquenses para decir basta ya; para intentar marcar un antes y un después. Pero nos tememos que las cosas no vayan a cambiar demasiado, si en Cuenca no aparecen políticos que se decidan por defender a los conquenses”, contesté.

Les confieso que mis propios compañeros me enjuiciaron en aquel momento como agorero, pero lo que a nadie se le podía pasar por la cabeza; ni siquiera en mi excepticismo, es que tantos años después, ahora,  se estrene el 2007 con el 70% de la carretera sin empezar, y el mismo alcalde -Martínez Cenzano-que había por aquel entonces, tenga el descaro de pensarse si se presenta o no lo hace, y declarar que algunos proyectos, como el de la Autovía, lo animan para hacerlo con entusiasmo.

Artículo de José Luis Collada, responsable de Infraestructuras de Independientes por Cuenca (IxC)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres