Blogia
Conquenses por el Cambio

Sobre el Aparcamiento de Fermín Caballero

Es obvio que Cuenca necesita un sistema de aparcamientos públicos que permitan la aproximación de los conductores al centro de la ciudad y que, a su vez nos disuadan de dar vueltas por las calles buscando un lugar en el que dejar el coche. El problema es que cuando una corporación municipal no tiene un proyecto de ciudad claro, cualquier iniciativa que se presente, como la que parece que ha hecho una empresa madrileña de aparcamientos, puede darse por buena con tal de que sea ella quien pague el equipamiento. Pero no todas las iniciativas tienen que ser necesariamente válidas para el interés general.

Vaciar la calle Fermín Caballero para construir tres plantas de garajes en un plazo supuesto de 20 meses –aunque ya sabemos que con frecuencia estos plazos se suelen dilatar- supone tocar (perdón, cascar) muchos huevos para hacer semejante tortilla. Esta es una calle con muchos comercios y viviendas y tal vez la que más intensidad de tráfico soporta. Una vez concluido, no discuto que pueda resultar eficaz, aunque antes habría que ver los puntos de entrada y salida y si éstos ocupan carriles de tráfico en superficie, pero hasta entonces el caos circulatorio en Cuenca será de antología, lo mismo que el peatonal, sin contar con la cantidad de comercios que se arruinen.

Hay soluciones mejores que el documento para exposición al público del nuevo Plan de Ordenación Municipal ha dejado escapar. Se echa de menos un diseño público de aparcamientos que resuelva de una vez esta gran carencia urbana. Y, sin embargo, no me parece difícil de resolver. Veamos:

En las vías de entrada a Cuenca desde las carreteras de Valencia y Alcázar de San Juan : Tanto si sale adelante la urbanización de los terrenos de RENFE, según el convenio urbanístico firmado con ADIF, como si se reconsiderara la posibilidad de ubicar en ellos la nueva estación del Tren de Alta Velocidad, ahí habrá que hacer movimiento de tierras para crear las nuevas infraestructuras. Son nada menos que 140.000 metros cuadrados en cuyo subsuelo se pueden construir los aparcamientos que se deseen sin molestar a nadie ni destrozar infraestructuras ya existentes. Están igual de próximos al centro que los que se anuncian en Fermín Caballero y tienen la ventaja de que pueden dar servicio no solo a los residentes del lado Este del ferrocarril, si no también a los del lado Oeste, es decir, Casablanca, San Antonio, Obispo Laplana, etc, que están mucho más necesitados. Y acogerían a los vehículos que entran por las carreteras del Sur de la ciudad: Teruel, Valencia y Ciudad Real.

En la vía de entrada desde la carretera de Madrid: Todavía son legalmente de uso dotacional los terrenos situados debajo del Centro de Recepción de Turistas y de Cáritas, en lo que fue la antigua Resinera. Mejor que recalificarlos para uso residencial y aprovechamiento lucrativo solo para sus propietarios, sería ocuparlos gratuitamente, otorgándoles el aprovechamiento que les corresponda en otros sectores de la ciudad, y construir sobre una parte de ellos un edificio en altura que, superando la cota del ferrocarril y elevándose hasta la rasante de la rotonda que une la Avenida de la Cruz Roja, San Ignacio de Loyola y República Argentina, permita el acceso, no solo desde Antonio Maura, por abajo, sino también desde la propia rotonda, entre Cáritas y el Centro de Recepción de Turistas, comunicando un lado y otro de la línea férrea con un simple puente. Una vez desperdiciada la posibilidad de construir un parking debajo del edificio de acogida de turistas, ésta otra es una opción sencilla de ejecutar y que permitiría albergar a todos los vehículos que entran desde el Oeste: Madrid, Guadalajara y la Sierra, además de dar servicio a los residentes de la zona.

En la Plaza de España : A pesar de todo, aún habrá personas que por residencia, por trabajo o por gestiones diversas tengan que aparcar en el centro mismo de la ciudad. La Plaza de España y sus calles aledañas son un buen espacio cuyo subsuelo también está desperdiciado para el uso de aparcamiento. El parking actual tiene poca capacidad y podría ampliarse considerablemente, sobre todo si tenemos en cuenta que el edificio del Mercado es poco funcional y está deteriorado, por lo que, más bien pronto que tarde, alguna corporación tendrá que plantearse su derribo y subsiguiente reconstrucción; y que el edificio de los sindicatos también tiene los días contados. Actuando sobre todo ese espacio que ocupan la plaza y las calles aledañas, se podrían meter varios centenares de vehículos en las dos, tres o hasta cuatro plantan subterráneas que ahí podrían construirse, edificando después un mercado mas práctico y con unas oficinas municipales encima de él que sean más accesibles y funcionales. Sin un aparcamiento de estas características en el cogollo de la zona comercial y administrativa de Cuenca, nunca será viable el proyecto de peatonalización de Carretería.

Siempre habrá quien diga que esto es muy caro de ejecutar y que lo que ofrece la empresa de aparcamientos que propone construir uno bajo Fermín Caballero lo hace gratis, pero no es cierto: Gratis pueden salir también los otros tres alternativos, si es la ciudad, desde la corporación que los representa, quien lleva la iniciativa. Probablemente, mediante concurso para adjudicar una concesión administrativa en la Plaza de España, habría empresas dispuestas a ejecutar la obra y construir, gratis, el edificio del Mercado.

En los terrenos de RENFE el problema es más sencillo: Cargar la infraestructura a la obra de urbanización y luego explotarla pública o privadamente, según más convenga.

La ejecución del aparcamiento de debajo del Centro de Recepción de Turistas podría cargarse a alguno de los sectores de suelo urbanizable que se desarrollen en el futuro como sistema general u ofrecer también su construcción y explotación en régimen de concesión administrativa a empresas privadas, de la misma forma que se sugiere para la Plaza de España.

No obstante, hay una reflexión que habría que hacer aún: En Cuenca no tenemos cultura de dejar nuestros coches en aparcamientos subterráneos: Preferimos dar vueltas hasta encontrar un espacio libre en la calle, que o es gratis o es más barato. Los coches aparcados en la calle ocupan mucho espacio y entorpecen el tráfico rodado e incluso el peatonal. Si los aparcamientos públicos bajo superficie son suficientes, habría que hacer competitivo el precio de los mismos respecto del de la O.R.A. empezando por exigir a quienes los exploten una tarifación por minutos y más barata.

 

Artículo de Joaquín Esteban Cava (antiguo Gerente de Urbanismo) en la web de Urbanismo Ciudadano

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Cuenca_unica -

Me parece una autentica aberracion urbanistica y un disparate el hacer un aparcamiento en fermin caballero. Es la via principal de entrada/salida de trafico de Cuenca, de muchos comercios y no se puede cortar. Hay unos terrenos en la estación para hacer ese aparcamiento y tres mas! un poco de responsabilidad y de neuronas!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres